Idiomas

  • CA
  • EN
  • FR
  • DE
  • IT
  • RU
  • ES
Reservar
Contacto
Teléfonos
Ubicación
X
RESERVA AHORA DELFIN RESERVA AHORA DIANA
X
X

Teléfonos

Hotel Delfín ****:(+34) 972 34 02 50

Hotel Diana ***:(+34) 972 34 18 86

Qué visitar

Usted está aquí

La Vila Vella:

Declarado monumento histórico-artístico nacional en el año 1931, el recinto amurallado de la Vila Vella, es el emblema del municipio. Actualmente es el único ejemplo de población medieval fortificada que todavía existe en el litoral catalán. Aunque fue construida a inicios del s. XIII, a lo largo de los siglos ha sido objeto de diversas restauraciones, siendo la más importante la realizada a finales del siglo XIV, que le han proporcionado su aspecto actual. Se conserva la casi totalidad del perímetro original con muros almenados. El lienzo de muro distribuye cuatro torreones y tres torres cilíndricas rematadas por matacanes. Las torres más conocidas son la torre d'en Joanàs, que preside la bahía; la torre de las Horas, situada a la entrada del patio de armas, que debe su nombre a que era el único lugar donde se situó un reloj público; y la torre de es Codolar, también conocida como la torre del Homenaje, que preside la playa de es Codolar.

El interior de la Vila Vella es un espacio encantador de callejones estrechos pavimentados con guijarros. Todavía se puede disfrutar del encanto de muchos de sus ventanales góticos, bellamente historiados. Hay que destacar el magnífico portal ovalado que da acceso a la Vila Vella a través del patio de armas. Del interior de la Vila Vella, cabe mencionar especialmente la antigua iglesia de San Vicente. Esta iglesia de estilo gótico tardío se construyó en el s. XV sobre una iglesia románica anterior, descubierta recientemente y fechada en el s. XII. Orientada norte-sur y situada en una posición privilegiada, sobre un acantilado de cincuenta metros, su aspecto original debía resultar seguramente imponente. Actualmente, solamente el ábside y la sacristía conservan la cubierta.

Museo Municipal de Tossa de Mar

Situado en la antigua casa del batlle de sac o gobernador, fue inaugurado el día 1 de septiembre de 1935, convirtiéndose en el primer museo de arte contemporáneo del Estado Español. Tossa había sido un reclamo artístico desde mucho antes: a finales del s. XIX la belleza de su paisaje ya había sido motivo de inspiración para muchas obras. Pero fue en el s. XX, durante los cinco primeros años de la década de los treinta, que Tossa se convirtió en un verdadero polo de atracción de artistas de todas las disciplinas y procedencias, transformándose en un importante núcleo de vanguardia. Sin olvidar a artistas del país como Rafael Benet o Pere Créixams, que ya residían en Tossa, artistas de la talla de Marc Chagall, André Masson, Georges Bataille, etc. se instalaron y trabajaron en la población, algunos de ellos hasta que estalló la Guerra Civil, momento en que este período tan fructífero quedó interrumpido. No obstante, en el año 1935, antes de que se iniciara esta desdichada época de nuestra historia, un grupo de intelectuales sensibles al arte decidieron fundar el Museo Municipal, con la intención de que quedara constancia de lo que se estaba creando en esos momentos, así como también del legado arqueológico procedente del yacimiento de els Ametllers. Actualmente, el museo custodia una buena parte de las piezas arqueológicas de la villa de els Ametllers y una importante colección de arte.

Iglesia de Sant Vicenç

De estilo neoclásico, la iglesia parroquial de Sant Vicenç se empezó a construir en el año 1755 y se terminó en el 1776. En el s. XVIII, la antigua iglesia de San Vicente (inicios del s. XV), situada en el interior de la Vila Vella, se había quedado pequeña para albergar a los feligreses.

Además, en el s. XVI la población de Tossa se había expandido fuera del recinto amurallado y la lejanía de la iglesia resultaba incómoda. El 12 de noviembre de 1750 se obtuvo la licencia del Consejo Real para construir un nuevo templo. Aun tratándose de un edificio sencillo, cabe destacar el volumen de su nave central. Decorada originalmente con altares e imágenes de estilo barroco popular, muchos de ellos procedentes del taller local de Cas Fuster, hay que lamentar la desaparición de este valioso patrimonio durante la Guerra Civil. Muchos de estos elementos decorativos, perdidos irremisiblemente, procedían de la antigua iglesia, como en el caso de la escultura yaciente de la Virgen de la Antigua, de factura claramente gótica y de una singular belleza.

La pintura de su interior ha sido recientemente restaurada y la iglesia ha recuperado parte de su belleza y luminosidad.

La Vila Romana dels Atmetllers de Tossa

Descubierta en el año 1914 por el Dr. Ignasi Melé, la villa romana dels Ametllers (s. I a.C. - s. VI d.C.), es una de las villas más importantes de la antigua provincia de Tarraco. Dedicada especialmente al cultivo de la vid y a la exportación de vino de gran consumo, es un ejemplo clásico de explotación agrícola en el ámbito Mediterráneo romano. Desde el punto de vista arquitectónico consta de dos áreas bien diferenciadas: la pars urbana y la pars fructuaria. Su situación en la ladera oriental de la colina de Can Magí, de cara al mar y dominando claramente la bahía, condicionó la distribución del edificio.

La pars urbana o zona noble del conjunto, situada en el nivel superior, constata la magnitud de esta villa, especialmente durante el s.II d.C. Elementos como el magnífico conjunto termal, los mosaicos, los estucos, el raro comedor de invierno, el ninfeo (fuente), o la piscina con su imponente conjunto escultórico de mármol de Carrara, que se conserva en el Museo Municipal, ponen de manifiesto la excepcionalidad de esta construcción.

La pars fructuaria, situada en el nivel inferior, era la zona industrial. Allí se encontraban los almacenes y las salas de procesamiento de los productos agrícolas, donde se elaboraban el vino, el aceite, las salazones y donde también se guardaban los cereales. Los estilos de hueso y de marfil, las cerámicas, las monedas o las fíbulas que se encuentran expuestos en el Museo Municipal, son un testimonio fidedigno de la vida cotidiana de este lugar.

Este tipo de villas combinaban a la perfección la explotación del territorio, que en el caso de la villa dels Ametllers abarcaba buena parte del actual municipio de Tossa, con el lujo y las comodidades de sus propietarios. La mayoría de las estructuras que se conservan en la actualidad son de época augustal (finales del s. I a.C. - inicios del s. I d.C.).

Casa Sans – Hotel Diana

Éste es un edificio singular debido a su eclecticismo estético. Fue construido en el año 1906 por encargo de su propietario Joan Sans. El arquitecto fue Antoni de Falguera, que había sido discípulo de Puig Cadafalch. El edificio tiene una fachada marítima singular, con gárgolas modernistas que representan las cuatro estaciones, mosaicos de cerámica vidriada y forja muy similar a la que se encuentra en la Casa Vicens de Barcelona. Esta fachada estaba originalmente decorada con pinturas de temática vegetal y con dos figuras femeninas que no se han conservado. En el interior todavía se conserva gran parte del repertorio decorativo que diseñó Antoni de Falguera. Los magníficos vitrales con elementos vegetales, junto con la espectacular chimenea, son de estilo absolutamente modernista. En el año 1930, la Casa Sans pasó a ser propiedad de la familia Vilallonga. Pertenecen a esta época la escalera de mármol y la fuente con la escultura de Diana cazadora, atribuida a Frederic Marés.

Actualmente, la Casa Sans se ha convertido en el Hotel Diana. No es necesario hospedarse en el Hotel para disfrutar de la belleza arquitectónica de la Casa Sans, el Hotel Diana dispone de una terraza frente al mar desde la que disfrutar del exterior del singular edificio. El Hotel Diana sigue conservando el estilo arquitectónico y gran parte de la decoración interior de la antigua Casa Sans. La arquitectura y el emplazamiento del Hotel Diana hacen de una estancia una experiencia inolvidable.

¡Sigamos en contacto!

Hotel Delfín****S

Hotel Diana***

SÍGUENOS

Nuestros Hoteles